Una de las cosas que causa desconfianza en el crowdfunding es la desconfianza al momento de entregar las recompensas, a pesar que son raros los casos, suelen suceder, así ocurrió con la afeitadoras Skarp que dejaron esperando a todo su público.

Si rechazaron a un proyecto de una plataforma, seguro hubo una muy buena razón, como por ejemplo la estafa. La campaña de Skarp es un ejemplo bastante particular de ello.

¿Necesitas practicar tu inglés? Haz clic aquí

¿Qué es Skarp? Este producto busca ser la primera afeitadora que funcione con láser sin lastimar al consumidor. Suena como una propuesta interesante ¿no? Pues, lamentamos decirte que todo indica que es una estafa.

El fracaso de la primera campaña

La primera campaña llego a los 4 millones de dólares en Kickstarter, pero los supervisores de la plataforma ante las alertas de estafa decidieron cancelar la campaña y devolver el dinero a los aportantes, para protegerlos.

El problema con esta propuesta fue que era “demasiado buena para ser real”. De acuerdo, un análisis realizado por el youtuber “GoKickMe” especializado en crowdfunding, pudo notar que los creadores no te contaban con un prototipo 100% funcional y que esa pudo ser una de las razones por la que fue baneada de Kickstarter, ya que esta plataforma es bastante estricta con los prototipos.

El segundo detalle que llamó la atención fue que en el vídeo los creadores piden dinero para la producción comercial del prototipo y las actualización demuestran que el producto todavía está en proceso, por lo que intuye que la afeitadora no estaba del todo lista para comercializarse, por eso se ha prolongado tanto su entrega.

https://www.youtube.com/watch?v=dk9OJN9foA0

Aun así, los creadores quisieron – como quien dice –  seguir haciendo de las suyas y continuar con la venta de su producto. Por eso, publicaron nuevamente su prototipo en otra plataforma de crowdfunding, con la cual superaron el precio de la meta, pero no han dado respuesta a todos los que colaboraron en la campaña.

El segundo intento de Skarp

Lo que si pudimos notar es que la segunda campaña reunió mucho menos que la primera, es decir, que tuvieron menos apoyo esta vez. No obstante, impresiona que hayan recaudado la cantidad considerable de 507.810$ en el 2015 y que todavía, tres años después, no den respuestas de las recompensas.

En una entrevista realizada en el 2016 para el portal Cnet, Will King el asesor y encargado de marketing de Skarp respondió que todavía habían muchos procesos que se estaban realizando como conseguir una certificación médica y perfeccionar la fibra láser de la afeitadora.

Skarp, las afeitadoras financiadas con crowdfunding que nunca se entregaron 1

Uno de los anuncios que más decepciono fue que volvieron a postergar la entrega del producto, encima, King estableció que no iba a existir reembolso del dinero, ya que ellos prometieron que entregarían las afeitadoras. No obstante, dos años después de la entrevista, todavía los aportantes no tienen el aparato en sus manos.

¿Cuáles son las conclusiones?

Desde la primera se criticaba que en el vídeo de la campaña donde probaban el prototipo, notaban que no era de calidad ya que la manera de afeitar no era lo suficientemente prolija y no le hacía justicia a la tecnología que estaban utilizando. Para muchos esto fue una señal de alerta.

Aun así es impresionante la cantidad de dinero que pudieron recolectar en ambas campañas, no obstante el tiempo que se han tardado en hacer entrega de las Skarp deja bastante que desear sobre los fundadores de la campaña.

Lo que resulto de esta campaña fueron quejas, malos comentarios en la plataforma de origen, en Facebook y en la red social Reddit.

http://https://www.youtube.com/watch?v=aOLwNJ7TXWA

Esta son el tipo de acciones que hay que evitar en campañas de crowdfunding, en un entrada anterior enseñamos algunos trucos para defenderse de estos casos y no donar en estos tipos de campañas.

¿Te impresionó el contenido de esta historia? Si es así puedes compartirla en tus redes sociales, para que otras personas conozcan este caso.

Te recomendamos leer: Pebble: ¿Por qué fracasó?

Evita fracasos como el de las afeitadoras Skarp