Para muchas personas, la economía colaborativa ha sido una bendición próspera. Le dio trabajo a la gente pero sobre todo otra alternativa. Sin embargo, hay otro lado de la moneda que no la mira con buenos ojos. El repudio que ha tenido se ha proliferado en todo el mundo. Pero, ¿por qué? Hoy vamos a analizar el tema.

El rechazo global a la economía colaborativa

Antes que nada, sería bueno repetir algunos conceptos. Hablando sobre la economía colaborativa. La cual consiste en la interacción entre dos o más personas en una plataforma digital (o no). Las cuáles buscan satisfacer una necesidad particular. Un ejemplo más o menos cercano sería la interacción entre un vendedor y un comprador en Internet.

Sin embargo, estas interacciones van mucho más allá de compradores y vendedores. La economía colaborativa conecta a personas de manera que pueden ofrecer y obtener productos de todo tipo. Pero de cualquier forma, ¿por qué algunos rechazan esto? ¿Qué podría tener de malo algo que claramente parece beneficiar a la gente? Pues a decir verdad, hay varias razones.

Si es español no es lo tuyo, te invitamos a leer esta entrada en inglés.

¿Conoces a Uber? La aplicación que permite conseguir un taxi en casi cualquier momento. Y cómo ya sabrás, los “taxistas” conducen sus propios autos los cuales no son propiedad de la empresa. Por ende, cualquier persona calificada y con un automóvil puede trabajar en esta empresa. El único problema es que algunos acusan a esta aplicación de usurpadora. De estar desplazando el negocio tradicional de taxis.

El ejemplo de Uber es apenas la punta del iceberg. Tomando en cuenta que tiene repercusiones a nivel mundial. En base a esa premisa, muchos otros negocios basados en economía colaborativa han sido prohibidos o rechazados. Puesto que este fenómeno no solo supone desplazar negocios antiguos. Sino que consiste en compartir o “rentar” los bienes propios.

rechazo a uber
Las protestas en contra de Uber son el más conocido ejemplo de rechazo a la economía colaborativa. De allí provino el término inglés “Uberisation“. Fuente: Zero Hedge

Lo negativo sobre lo positivo

Además de esto, hay que poner varios temas sobre la mesa. La economía colaborativa es acusada de amenazar los negocios tradicionales. Pero también de prestarse a “explotar” a un trabajador y privarlo de los beneficios que gozaría un trabajador tradicional. Si esto no es suficientemente claro, quiere decir que un trabajador en economía colaborativa no siempre recibe privilegios.

El New York Magazine reseñó que la economía colaborativa podría estar asociada a la pérdida de empleos. Puesto que para nadie es secreto que la economía tradicional ha tenido altibajos. Y la economía colaborativa se ha encargado de llenar ciertos huecos que la tradicional no puede. Por esta razón la gente se ve forzada a buscar trabajos inusuales con negocios basados en ella.

economia colaborativa alrededor del mundo
La crisis económica mundial es hasta cierto punto responsable de la proliferación de apps y negocios basados en economía colaborativa. Fuente: businessinsurance.com

En base a este problema, algunas empresas basadas en economía colaborativa fueron señaladas de injustas. Y traemos nuevamente el ejemplo de Uber, con evidencia de Washington Post. El cual reseñó que los trabajadores de esta compañía protestan desde mucho tiempo. Exigiendo salarios más altos pero sobre todo, protección en su área laboral.

En último lugar, otra de las críticas de la economía colaborativa es que no se trata de la gente. Como muchos quisieron venderlo al principio, una economía donde socializas con otros y compartes un producto y servicio. Sino al contrario, la gente suele preferir estos negocios específicamente por los tarifas baratas y costos bajos. Esto según un artículo del Harvard Business Review, donde se argumenta que más que compartir es “ganar acceso”.

airbnb discriminacion
Los negocios de economía colaborativa acumulan más rechazo por acusaciones de proliferación de discriminación y maltrato de toda índole a nivel mundial. Fuente: Arcadier

Los problemas de la economía colaborativa continúan apilándose. Muchos se preguntan si es legal, si es justa, si de verdad cumple el propósito que dice tener. Lo cierto es que a pesar de todo, muchos negocios basados en ella siguen activos en varios países del mundo. Pero en base a lo que ya sabemos, podríamos decir que en el futuro las cosas podrían cambiar para adaptarse al sistema económico.

Muchas gracias por leer esta entrada. ¡Esperamos te haya gustado! Te invitamos a compartirla con tus amigos en redes sociales. ¡Te lo agradeceríamos mucho!

Podría interesarte: Lo que se prevé para la economía mundial en 2018

¿Seguirá prosperando la economía colaborativa…?