Este es un tema que intriga a mucha gente en la actualidad. Por lo general, siempre se piensa en bancos, inversionistas y préstamos cuando se habla de financiamiento. Pero, ¿es ese realmente el futuro? Y además, ¿el crowdfunding en verdad amenaza con dejar todo lo mencionado como algo del pasado? Vamos a analizar un poco la cuestión.

Crowdfunding como financiamiento

No está del todo bien decir que el financiamiento colectivo llegó a través de la era digital y el “crowdfunding”. Puesto que hace décadas, ya se hacía algo similar pero no de la misma manera que hoy. A eso se le solía llamar “micromecenazgo” o “financiamiento colectivo”. El término “crowdfunding” empezó a ponerse de moda con su implementación en las plataformas digitales de Internet.

Plataformas digitales como Kickstarter e Indiegogo, sin duda popularizaron al crowdfunding. No únicamente en los Estados Unidos, donde cobró más fuerza, sino en otros continentes del mundo. Como el caso nuestro, en Latinoamérica. Se han creado millones de proyectos y campañas a través de estas plataformas, de las cuales han surgido las innovaciones más destacables del siglo XX.

Oculus Rift Kickstarter
Gracias al crowdfunding fue que se creó Oculus Rift, un casco de realidad virtual considerado un gran avance tecnológico. Fuente: 3DJuegos

Una de ellas fue Pilot, un auricular que traduce idiomas hablados de manera verbal instantáneamente. El éxito de su campaña es una demostración de como el crowdfunding se convierte en una moderna forma de financiamiento. Aunque este es tan solo un ejemplo entre una infinidad de negocios, causas y proyectos financiados a través de este sistema.

Pero, ¿qué había antes del crowdfunding? O mejor dicho, ¿cuáles son las otras alternativas que existen además del mismo? Porque aunque nuestras miradas no estén puestas sobre ellas, existen otras formas de financiamiento alternativo. Y organizaciones e instituciones alrededor del mundo que se encargan de propiciarlas aún existen y permanecen en funcionamiento.

In case you’re interested, puedes leer esta entrada en inglés.

Formas alternativas: ¿Son menos viables?

Estudiemos de cerca a las formas alternativas de financiamiento que existen en la actualidad. Una de ellas son las incubadoras de empresas o start-ups. Se trata de organizaciones que trabajan para acelerar la creación de las mismas, por lo general, en un período de tres a seis meses. Pueden encargarse de muchos factores, como el modelo de negocios. Pero también puede incluir financiamiento.

Esta forma de financiamiento se sigue usando en la actualidad, al igual que las aceleradoras de start-ups. Al contrario de las incubadoras de empresas, las aceleradoras pueden ser instituciones públicas o privadas. Pero también tienen la misión de impulsar el lanzamiento de estos start-ups a través del financiamiento de los mismos. Aunque también por medio de capacitaciones y tutorías.

Y Combinator Start-Up
En la actualidad, Y Combinator es la aceleradora de start-ups más conocida y la más exitosa según la revista Forbes. Fuente: TechCrunch

Otros métodos de financiamiento que se siguen utilizando son el capital semilla, capital riesgo y el inversor ángel. Y al igual que los anteriores, siguen siendo aplicados en la actualidad por emprendedores en todo el mundo. Lo cual también es válido y factible para financiar aquellos proyectos que tengan como finalidad crear un negocio. Aunque aquí es cuando entra otro factor importante.

Las cifras son importantes para evaluar la veracidad de los hechos. Y en comparación a los métodos mencionados, el crowdfunding continúa ganando auge mientras más pasan los años. Una prueba de ello es una publicación de HuffPost, la cual indica que para 2016 ya existían más de 2000 plataformas de crowdfunding en todo el mundo.

Conclusión

Eric Migicovsky, creador de Pebble y cuya campaña de crowdfunding es la más financiada del mundo, tiene algo que decirnos. Antes de haber alcanzado el éxito, él trató junto a su equipo de financiar su idea a través de Y Combinator, una aceleradora de start-ups estadounidense muy reconocida. A través de la cual se financiaron negocios como Airbnb, Stripe, Reddit y Dropbox.

A través de ella y algunos inversores ángeles, lograron recaudar $375,000. Aunque no pudieron obtener fondos adicionales. No obstante, tiempo después decidieron comenzar su campaña de crowdfunding. Y los resultados fueron más trascendentales, obtuvieron un total de $10,266,845. Una cantidad definitivamente más superior a la que obtuvieron con Y Combinator.

Pebble Crowdfunding
Pebble fue la campaña más financiada de Kickstarter en 2012, su éxito sigue siendo una materia de estudio para los expertos. Fuente: Crowdfund Better

En pocas palabras, el emprendimiento parece tener muchas más oportunidad de ser impulsado con el crowdfunding. Siendo la opción preferida de muchos emprendedores en la actualidad, los cuales la ven como una oportunidad de alcanzar sus sueños. El Banco Mundial predice que en 2025, las inversiones del crowdfunding a nivel global llegarán a $93 billones.

Si te gustó esta entrada, por favor, ¡no dudes en compartirla en tus redes sociales! ¡Gracias por leernos!

Podría interesarte: 4 campañas de crowdfunding hechas por peruanos

En el crowdfunding yacen nuestros sueños…