Esta es una pregunta que desde hace mucho tiempo se han hecho los expertos en economía. Se observa una creciente preferencia de los emprendedores e individuos con un sueño de financiar a través del crowdfunding. ¿Se encuentra entonces la banca en privada en peligro de extinción…? Retomaremos el tema con nuevos puntos a evaluar.

Crowdfunding y la banca privada

Durante mucho tiempo y desde la llegada del crowdfunding, son muchas las personas que han afirmado que la banca desaparecía. O bien, que se veía bajo riesgo puesto que las empresas y emprendedores podrían preferir este método de financiamiento antes que a ellos. Lo cual a simple vista, parece muy lógico y esperado.

Sin embargo, muchos expertos en materia de economía y negocios han salido en defensa de la banca. Presentando argumentos y motivos claros sobre por qué el financiamiento bancario no será desplazado por el crowdfunding y porque seguirá vigente en la actualidad. A los cuáles también es importante prestar atención.

También leer: Banca vs Crowdfunding: ¿Quién sobrevive?

Primero que nada, una institución financiera regula el dinero que pasa a través de ella por buenas razones. En lo que respecta a inversiones y préstamos, por supuesto. Una de ellas es para evaluar las start-ups o proyectos que necesitan financiamiento. Para determinar que tan grande es el riesgo que conlleva invertir en ellas o no.

En las plataformas de crowdfunding, es posible ver una gran variedad de proyectos y start-ups subidas a discreción de estas. Luego queda a criterio de las personas decidir si realizarán un aporte o no, algo que no es seguro si no se tienen suficientes conocimientos en materia de negocios. Porque una iniciativa puede verse prometedora, pero no se garantiza su éxito.

Si no te apasiona el español, también puedes leer esta entrada en inglés.

Los bancos han incluído al crowdfunding

Y no de manera reciente. Cabe destacar que los bancos estaban conscientes de la presencia de este conocido método de financiamiento que se puso de moda. Y algunos de ellos empezaron a incluirlo en sus negocios para una gran variedad de cosas. Desde permitir el financiamiento de start-ups hasta para financiar causas más personales.

Una de las instituciones financieras en hacerlo fue BBVA, quien hace muchos años lanzó en 2012 un servicio llamado BBVA Friends&Family. A través del mismo se podían recaudar fondos para causas personales como el cuidado del hogar o para apoyar a un ser querido.Luego pasó a llamarse BBVA Suma y se convirtió en una plataforma de crowdfunding hasta su cierre.

De acuerdo con un artículo del portal web colombiano de finanzas Dinero, gremios financieros del gobierno de Colombia empezaron a reconocer al crowdfunding como “un nuevo actor en el mercado”. Y esta es una afirmación que se ha ido esparciendo en esos lugares donde antes se veía al crowdfunding con recelo.

En pocas palabras, los bancos no están viendo al crowdfunding como una amenaza. Al contrario, lo están viendo como una nueva oportunidad de adaptarse a las nuevas tecnologías y obtener más ventajas. Pero sobre todo ofreciendo nuevas oportunidades para sus clientes además de los créditos bancarios y los préstamos.

Lo que muchos señalaban de lucha al final terminó siendo una alianza. Aún así, existen start-ups y empresas que solo pueden obtener un financiamiento apropiado en los bancos donde se obtienen beneficios y acciones. En contrario al crowdfunding, donde si bien hay proyectos buenos son pocos los bancos que se atreverían a financiarlos por su alto riesgo.

Inversiones Bancarias Crowdfunding
Los bancos no suelen ofrecer crédito a préstamos a proyectos que consideren de alto riesgo. Pero ciertas empresas o start-ups aún pueden (y prefieren) el financiamiento bancario. Por ser más viable para sus modelos de negocio.

¡Gracias por leer esta entrada! Compártela con tus amigos en tus redes sociales para que ellos también puedan aprender algo nuevo e interesante. Y para que así muchas otras personas nos puedan seguir leyendo.

Podría interesarte: ¿Qué hacer al terminar tu campaña de crowdfunding?

El crowdfunding y la banca están conviviendo en paz…