El crowdfunding es un método de financiamiento del cual han salido otros similares. Como el crowdlending, el equity crowdfunding, el crowdfunding de donaciones, etc. Pero a decir verdad, hay un miembro de la familia que pocos conocen: el crowdfactoring.

Crowdfactoring: El incógnito modelo de crowfunding

Todo comienza con el crowdfunding. Este método de financiamiento proviene del crowdsourcing, la obtención de recursos a través de una invitación abierta a la audiencia. De manera predeterminada, el crowdfunding consiste en un grupo de personas que dan dinero a cambio de una recompensa. Pero a lo largo del tiempo, surgieron otros modelos que utilizan otro retorno de inversión.

El equity crowdfunding otorga una participación accionaria a cambio de dinero. El crowdfunding de préstamos implica devolver el dinero prestado tras ganar ingresos. Y así como estos hay muchos otros modelos. Sin embargo, ha surgido uno que no es tan conocido como los anteriores. El cual se conoce como crowdfactoring o inversión/financiamiento en descuento de pagarés o facturas.

Crowdfactoring Descuento de Pagarés
Dicho de manera simple, el crowdfactoring es la subasta y venta de facturas por cobrar a inversores que buscan rentabilidad. Fuente: El Contribuyente

Según el sitio web de créditos y préstamos Mercadoprestamos, el crowdfactoring habría surgido en España. No se sabe en qué momento surgió exactamente, pero ya en 2014 existían plataformas dedicadas a este negocio. Desde que se implementó, ha funcionado como un método de financiamiento efectivo para todo tipo de empresas.

El crowdfactoring consiste en en el descuento de pagarés o facturas. De acuerdo con la plataforma de crowdlending Circulantis, “permite que inversores puedan prestar dinero a las empresas con la garantía de los derechos de cobro de las facturas que éstas emiten a sus clientes más solventes”. Este puede ser un concepto complejo para algunos. Pero lo explicaremos lo mejor posible.

Puedes leer esta entrada en inglés si quieres.

Descuento de pagarés y crowdfactoring

Para entrar en el tema, hay que definir qué es un “pagaré” o factura en algunos países. Según Moneda@Moneda, un pagaré es “un documento mediante el cual el firmante se compromete a pagar X cantidad en una fecha estipulada al tenedor del mismo”. El vencimiento de estos documentos es usualmente de corto plazo. Y no suelen contener cantidades de dinero muy altas.

El descuento de pagarés es entonces una forma en la que se hace posible cobrar el dinero antes del vencimiento del documento. A través de la intervención de un tercero, el cual adelanta el dinero a cambio de una comisión. Más adelante, este tercero se encargará de cobrar el pagaré una vez que el documento es endosado por el cedente. Es decir, le pasa su derecho de cobrar al tercero.

Facturas Crowdfactoring
Prácticamente, puede decirse que el crowdfactoring consiste en una empresa que pone a la venta sus activos. Principalmente para lograr alcanzar la liquidez. Fuente: Beautiful Tribute

En el caso del crowdfactoring, los contribuidores ofrecen dinero a las empresas. ¿Cómo entonces obtienen un retorno de inversión? A cambio del dinero, la empresa le otorga el derecho al contribuidor de cobrar una de sus facturas o pagarés emitidos por clientes de alta solvencia. La clave de este método de financiamiento, es que varios inversores pueden invertir para cobrar parte de una factura particular.

Entonces tenemos que una plataforma de crowdfactoring es un punto de encuentro. En este caso, para empresas que quieren vender sus facturas por cobrar a inversores que desean comprarlas (o una parte de ellas) a cambio de rentabilidad. El único riesgo que acarrea es la posible insolvencia del emisor del pagaré. Para ello hay dos tipos de descuento de pagarés, con recurso y sin recurso.

Crowdfactoring con recurso o sin recurso
En el crowdfactoring se usa el método con recurso. El cedente (el que cede sus derechos de cobrar) se hace responsable en caso de impago. Fuente: Plataforma Multisectorial Contra la Morosidad

Algunas de las ventajas del crowdfactoring son la baja cantidad para invertir. Junto a otras como la posibilidad de obtener un alta rentabilidad tras una inversión. Las empresas pueden obtener dinero para sus proyectos de manera relativamente rápida a través de este método. Siempre y cuando pueda garantizarse el pago de las facturas a los inversores.

Esperamos que te haya gustado leer esta entrada. Si es así, te invitamos a que la compartas en redes sociales. Así le ofreces contenido interesante a tus amigos y nos ayudas a alcanzar nuevas audiencias.

Podría interesarte: Aprende qué contenido visual atrae contribuciones para crowdfunding

¿Qué te parece el crowdfactoring?

Tagged with: , , ,