Una de las campañas más exitosas de toda la historia del crowdfunding es la Pebble Time, uno de los primeros smartwacht financiado con donaciones siendo los primeros del mercado, sin embargo, el producto terminó fracasando ¿por qué?  Aquí te damos la respuesta.

Hasta hace poco, muy pocos se atrevían a innovar en tecnología vestible, pero los creadores de la campaña Pebble, decidieron tomar el reto. Así que lanzaron una campaña una crowdfudning y sin duda que su producto gustó a las masas. Pues llego a ser un éxito total en plataforma donde esta publicada.

El Pebble Time tenía funciones muy especiales: te permitía leer tus mensajes desde la pantalla del dispositivo, responderlos con control de voz y hasta otras funciones básicas para controlas tu teléfono desde tu muñeca. Todo esto con un diseño minimalista y atractivo.

Primera campaña del los relojes digitales Pebble

De hecho a partir de este producto salieron dos campañas, la primera recaudo 10.3 millones de dólares en el 2012, la segunda lanzada en el 2015 recaudo un total de 20 millones dólares.  Todos querían un smartwatch, era la moda del momento. Pero el declive ocurre en el 2016 cuando la fiebre baja y se ven obligados a lanzar una tercera campaña que recaudó 12 millones, pero no fue por los relojes  digitales, fue por un dispositivo  que sirve para analizar tu eficiencia mientras te ejercitas.

El fracaso de Pebble

La desventaja fue precisamente eso: que era una moda. Además, hubo detalles que dejaron a los seguidores insatisfechos, como los problemas de software y las malas decisiones financieras de la empresa. Como resultado, la compañía fabricante quebró y Fibit la compro. Una decepción para los que tenían fé en estos dispositivos.

Cuando lanzaron su primera campaña, todo la salió a la perfección ellos marcaron una tendencia a la que luego se uniría, Samsung, Motorola y la prestigios Apple. Esto los inspiro a apostar por el crowdfunding por segunda vez, los resultados fueron mucho más exitosos de lo que esperaban, pero Erick Migicovsky, creador del dispositivo, no contaba que hubiesen tantas quejas con el producto.

Tercera Campaña de Pebble

Errores en el plan financiero

Cuando uno tiene  una empresa, tiene que planear a largo plazo, y tal vez este fue el error que Erick Migicovsky cometió. No tenía un verdadero plan de financiamiento a largo plazo, para saber qué hacer después de su campaña.

La empresa de de relojes inteligentes comienza a tener perdidas y para marzo del 2016, Pebble se ve orillado a perder un 25% de sus empleados. Ya era bastante notable que había un serio problema financiero. Además, no ha había ninguna inversor que quisiera rescatar a Pebble de la bancarota.

¿Qué pasa? Eric Migicovsky lanza una nueva campaña con nuevos productos, entre ellos, un dispositivo capaz de registrar la eficiencia deportivo, el favorito de la campaña, y el más barato, ya que costaba unos 99$. A pesar, que  se vuelven a superar la meta de la campaña, no es suficiente para mantener la empresa a largo plazo, vuelven los problemas financieros.

Eric Migocovsky, CEO de Pebble. Fuente: Wearebledecives

Es así como en septiembre del 2017 Pebble es vendida a Fibit por 23 millones de dolares, descontinuando los software de la empresa y dejando sin trabajo a casi un 60% de las personas que trabajaban para Pebble. Eso si, los que ya tenían su smartwatch podían seguir usándolo, pero no lo podían utilizar, solo podían dirigirse a las oficinas de Fibit para instalar un nuevo software.

Apple en la competencia

Cuando Apple vio la popularidad que tenían los relojes digítales, el también se quiso sumar a la competencia y lanzar su propio producto el Iwacht, un reloj inteligente con una pantalla totalmente táctil como factor diferenciador. Al principio, Eric Migicovsky no estaba asustado de este competidor, pero la popularidad y trayectoria de Apple hizo que la gente se interesara más en sus relojes que en los de Pebble.

El desinterés por los smartwatch

Durante el poco tiempo que duraron los relojes digitales, el mercado de la tecnología vestible cambió mucho. De hecho, maduro tan rápido que no se podía cubrir el grueso de personas que solicitaban un reloj inteligente.

Poco a poco, el interés por los relojes inteligentes se fue disminuyendo, la personas ya no estaban interesadas en este dispositivo, con tener su teléfono inteligente le basta. Pebble en su caso, no supo mantener la propuesta fresca  e innovadora, tampoco supo mantener el liderazgo frente a los distintos competidores que fueron apareciendo.

A pesar que su campaña fue un éxito, el producto no lo fue. Fuente: Bgr

Y fue así como una de las campañas más exitosas del crowdfunding, término siendo un fracaso ¿La moraleja? Tener siempre un plan a largo plazo para mantener el liderazgo y el éxito en el mercado.

Si te gustó esta historia te invitamos a leer: Coolest Cooler: Del éxito a problemas de entrega

Si te impresiono la historia de este smartwatch, compártelo con todos tu amigos para que sepan como fracasó esta empresa

Pebble: De la cima del éxito a la banca rota

Tagged with: , , ,